domingo, 5 de marzo de 2017

La Sanidad en la República Checa, médico de familia y hospital de referencia

¿Os váis a trasladar por trabajo a la República Checa y os preocupa cómo funciona la sanidad?
¿Cómo funciona el hospital de referencia?
¿Cómo funciona el médico de familia, el ginecólogo, el pediatra...?
¿Qué pasa si quiero cambiar de médico o de especialista?
¿Qué pasa si quiero ir a otro hospital?
Bueno, no creo que sea posible condensar todos los entresijos de la sanidad de un país en una entrada, lo cual es un motivo para crear otra entrada próximamente. Vayamos por partes:

El médico de familia / médico de cabecera

El médico de cabecera (prachtický lékář) se puede elegir libremente, no tiene por qué ser el más cercano a nuestra casa. Podemos escoger uno cercano al trabajo, por ejemplo.

¿Qué pasa si no nos gusta y queremos cambiar?

Pues en principio nada, si tenemos una sola precaución: sólo podemos cambiar una vez cada tres meses. Esta medida no aplica en el caso de médicos que atienden a niños recién nacidos, en cuyo caso, se puede cambiar sin necesidad de esperar.

Además, hay que tener en cuenta que el médico debe tener un acuerdo con la compañía sanitaria que hayamos elegido, de otra forma, nos tocará pagar a nosotros.

Cuando solicitamos un cambio, ¿el médico puede rechazarnos?

Sí y no. Puede rechazarnos en el caso de que tenga asignados más pacientes de los que puede atender (médicos saturados). También existe un motivo "coladero" para rechazar arbitrariamente a los pacientes por circunstancias de "funcionamiento de la consulta, de su personal o por razones técnicas o de equipamiento". También puede rechazarnos si el paciente viviese a tanta distancia que no fuese posible realizar visitas a domicilio (entendo que esto sólo aplica para los visitadores a domicilio).

No dispongo de datos sobre si en la práctica se rechaza a muchos pacientes o no, pero si alguien puede compartir su experiencia real luchando con la burocracia del país, sería muy beneficioso para todos.

Los especialistas

En principio, el médico de familia es el que nos mandará a un especialista o a otro en función de lo que tengamos, sin embargo, tenemos el derecho de cambiarnos de especialista en cualquier momento, sin necesidad de esperar. Sólo hay dos excepciones: los dentistas y los ginecólogos. Para estos especialistas se aplica la regla de los tres meses de los médicos de familia.

En la páctica, aunque nos ampare la ley, no es muy recomendable ir a un especialista distinto del que nos han mandado, salvo razones de peso, ya que, los pacientes que van a especialistas distintos de los prescritos por su médico suelen tener mayores tiempos de espera, tanto para la consulta, como para las pruebas médicas.

También hay otra excepción lógica: en el caso de que estemos de baja por enfermedad y tengamos que pasar una revisión para verificar nuestro estado de salud (equivalentes a las revisiones de una mutua laboral en España), lógicamente no es posible negarse a asistir o cambiarse de mutualidad. Evidentemente, esto es para prevenir bajas fraudulentas.

El hospital de referencia / hospital de zona

Si tenemos que ir a un hospital, podemos ir al que más nos convenga, en función de sus medios, especialistas, situación...; siempre y cuando, tenga convenio con nuestra sociedad, claro. No tiene por qué ser nuestro hospital de referencia (spádová nemocnice), ni el más cercano a nuestra casa o trabajo o el que nos recomiende el médico, ni tampoco tiene por qué ser el hospital en el que trabaja nuestro especialista.

Como en los casos anteriores, hay excepciones a esta regla: si el hospital al que vamos no es nuestro hospital de referencia y estuviese saturado, entonces sólo admitiría a nuevos pacientes si se trata de una urgencia grave. Los demás pacientes podrían ser derivados.

En casos en los que los hospitales están saturados, lo mejor es ir a nuestro centro de referencia, ya que ahí nos tienen que admitir.

Me queda mucho por saber sobre los médicos, por fortuna no he tenido que usar nunca un hospital checo, por lo que esto es un artículo basado en la legislación y en los consejos que me han dado expertos legales en la materia. Intentaré escribir otra entrada detallando lo de las compañías sanitarias cuando tenga más datos.

Las urgencias

En los casos de urgencia, como es lógico, no nos pueden rechazar en un hospital. Si se trata de un caso de vida o muerte, nos tienen que atender hasta que estemos fuera de peligro, incluso si no disponemos de documentación o si el hospital no tiene convenio con nuestra compaňía.

Si nos tienen que llevar en ambulancia (sanitka), en principio, la ambulancia sólo te lleva hasta el hospital más cercano. Si por los motivos que sea queremos ir a otro, hay que pagar dos veces la diferencia de kilometraje (por la ida y por la vuelta). Desconozco los precios y también desconozco si en la práctica los ambulanceros (zachranáři) aceptan llevarnos a otro hospital.

Zatím ahoj a slunce v duši!


1 comentario:

  1. Bien que volviste a publicar, de vez en cuando entro en el blog y se echaba de menos alguna entrada nueva.
    Aprovecho para preguntarte qué parte del checo te parece más complicada. Tengo un nivel entre B1 y B2 y me empieza a parecer un poco complicado mejorar, aunque creo que es cuestión de tiempo (llevo dos años estudiando).
    gracias

    ResponderEliminar